LOS 8 PEORES INGREDIENTES

Les compartimos los 8 peores ingredientes que uno puede encontrar en los alimentos altamente procesados. De hecho, muchas veces existen varios en el mismo producto, así que lo ideal es revisar la lista de ingredientes. Recuerda que la publicidad dirá algo (lo que tu quieres escuchar) y por otro lado puede “confundirse o esconderse” tras algo más. Por ejemplo: leer al frente HARINA 100% INTEGRAL y leer atrás harina de trigo + salvado de trigo .. eso no es harina 100% integral. Es harina refinada + salvado de trigo (que es fibra) pero no deja de ser harina refinada con una fibra extra. Eso no es el grano entero así que su publicidad es confusa por no decir engañosa. Puede decir SIN AZÚCAR, pero al leer dice jarabe de maíz, la cual tiene iguales o peores efectos en la salud que el azúcar de caña. Entonces lo ideal es leer los ingredientes. Yo no consumo si contiene algunos de estos peores 8… por eso nada como lo hecho en casa Emoticono smile

1.- Glutamato monosódico:

El glutamato monosódico es uno de los peores aditivos alimentarios en el mercado y es utilizado en muchos productos altamente procesados. En ciertos estudios se ha encontrado que el glutamato está directamente relacionado con el aumento de peso.

2.- Edulcorantes artificiales:

Los experimentos han encontrado que el sabor dulce, independientemente del contenido calórico, aumenta su apetito y se ha demostrado que consumir endulzantes artificiales causa un aumento de peso aún mayor que el causado por consumir azúcar. Se ha encontrado que el aspartame tiene el efecto más dañino, pero el mismo caso es el de otros endulzantes artificiales, tales como el acesulfame de potasio, la sucralosa y la sacarina. Sin embargo, el aumento de peso es tan sólo el principio de por qué debería evitar el consumo de endulzantes artificiales. El aspartame, por ejemplo, es una neurotoxina de sabor dulce. Como resultado de su estructura artificial, su cuerpo procesa los aminoácidos encontrados en el aspartame de manera completamente diferente a los aminoácidos encontrados en un pedazo de carne o de pescado.
Los aminoácidos en el aspartame literalmente atacan sus células, incluso cruzan la barrera hematoencefálica para atacar a las células cerebrales, creando una sobre estimulación tóxica llamada excitotoxicidad, similar a la del MSG. Además, la enfermedad intestinal inflamatoria podría ser causada o empeorada por el consumo regular del popular endulzante artificial Splenda (sucralosa), ya que inactiva las enzimas digestivas y altera la función de la barrera intestinal.

3.-Jarabe de Maíz de Alta Fructosa (JMAF)

A menudo se afirma que el JMAF no es peor que el azúcar, pero este no es el caso. Porque el jarabe de maíz de alta fructosa contiene monosacáridos de fructosa y glucosa, no puede ser considerado biológicamente equivalente a la sacarosa (azúcar).La fructosa se metaboliza principalmente en el hígado, porque su hígado es el único órgano que tiene el transporte para ello. Dado a que la fructosa es transportada al hígado y si usted lleva el tipo de alimentación estilo occidental que contiene mucha fructosa, esta termina dañando su hígado de la misma forma en la que lo daña el alcohol y otras toxinas. Y al igual que el alcohol, la fructosa se metaboliza directamente en grasa – se almacena en las células de grasa, lo que causa un malfuncionamiento mitocondrial, obesidad y enfermedades relacionadas con la obesidad. Mientras más fructosa o JMAF contenga un alimento y mayor sea el total de fructosa que consume, peor será para su salud. Recuerde, el promedio de azúcar que contiene una lata de soda de 12 onzas es de 40 gramos, al menos la mitad de esta cantidad es fructosa, así que una sola lata de soda excedería la recomendación de consumo diario.

4.- Néctar de Agave:

El Dr. Ingrid Kohlstadt del American College of Nutrition y miembro asociada del Johns Hopkins School of Public Health aclara que “Agave es casi fructosa pura, y es un azúcar ALTAMENTE PROCESADO con una excelente campaña de mercadotecnia”. Es cierto que es bajísimo su índice glicémico/glucémico, pero esto se da por la concentración inusual de alta fructosa (90%) en comparación con la glucosa (10%). En ninguna parte de la naturaleza se hace esta proporción tan irregular. El único caso de esto es el jarabe de maíz alto en fructosa, que puede contener hasta el 80% de esta última. Richard J Johnson MD (libro The sugar fix: the hight fructose fallout that is making you fat and sick) menciona que la fructosa es dañina casi 10 veces más que la glucosa, en términos de producción de AGE´s. (Advance glycation end products – tipo de reacción que pasa el azúcar reacciona con las proteínas en el cuerpo dañando colágeno, y no me refiero sólo a colágeno para vernos bien, sino, como tejido conectivo, derivando en muchos problemas de salud). La fructosa en altas cantidades, es dañina para la piel y el envejecimiento prematuro de la misma. El jarabe de agave o miel no siempre es tan natural como parece, ya que tiene un proceso de calentamiento por mas raw que sea. Aún siendo súper raw o cruda, su alta concentración de fructosa es la que no ayuda en nada. Las investigaciones concluyen que la fructosa en realidad promueve varios tipos de enfermedades crónicas más fácilmente que la glucosa. Esto es porque la glucosa es metabolizada por cada una de nuestras células en el cuerpo, y la fructosa debe ser metabolizada por nuestro hígado. La fructosa se puede almacenar como grasa con más facilidad que cualquier otro azúcar y se encontró que la fructosa también eleva los triglicéridos.
Así que en resumen… ciertamente tiene buena fama, no es mal intencionada la mercadotecnia ya que todo indica que sea natural, pero realmente su contenido tan ALTO en fructosa, hace que no sea una opción realmente saludable, y menos para su consumo diario.
http://www.habitos.mx/buenos-habitos/y-la-mielnectar-de-agave-bueno-o-no/

5.- Nitritos y Nitratos de sodio:

Que se encuentran sobre todo en Carnes Procesadas “Embutidos”. Estas carnes también están cargadas de nitrito de sodio (un conservador comúnmente utilizado y agente antimicrobiano que también le da color y sabor) y otros aromas y colorantes químicos.
Los nitritos pueden convertirse en nitrosaminas en el cuerpo, las cuales son potentes sustancias químicas que causan cáncer. La investigación ha vinculado el nitrito con mayores tasas de cáncer colorrectal, cáncer de estómago y cáncer de páncreas. Pero eso no es todo, la mayoría de las carnes procesadas también contienen otros productos químicos que promueven el cáncer que se crean durante la cocción. (http://espanol.mercola.com/boletin-de-salud/9-alimentos-no-saludables.aspx)

6.- BHA y BHT (Conservadores) Benzoato de sodio y TBHQ

Los conservadores alargan la vida útil de sus alimentos, aumentando las ganancias de los fabricantes- a expensas de usted, dado a que la mayoría de los conservadores están relacionados con problemas de salud como el cáncer, reacciones alérgicas y más. El hidroxianisol butilado (BHA) y el hidroxitolueno butilado (BHT) son conservadores que afectan el sistema neurológico en su cerebro, alteran el comportamiento y tienen el potencial de causar cáncer. El terbutilhidroquiniona (TBHQ) es un conservador químico tan mortal que consumir tan sólo cinco gramos puede matarlo.

Se ha descubierto que el conservador llamado benzoato de sodio- encontrado en muchas sodas, jugos de frutas, aderezos para ensalada- hace que los niños se vuelvan más distraídos e hiperactivos. El nitrato de sodio, un conservador utilizado comúnmente en hot-dogs, embutidos y tocino, ha sido relacionado con tasas más altas de cáncer colorrectal, estomacal y pancrático. Y la lista sigue y sigue…

7.- Colorantes Artificiales

A partir de Julio del 2010, la mayoría de los alimentos en la Unión Europea que contenían colorantes artificiales fueron etiquetados con un mensaje advirtiendo que “podría tener efectos adversos en la actividad y atención en niños.” El gobierno británico también pidió a los fabricantes de alimentos que eliminaran la mayoría de los colorantes artificiales en el 2009 debido a problemas de salud. Nueve de los colorantes alimentarios que actualmente están aprobados para su uso en los Estados Unidos están relacionados con problemas de salud que van desde el cáncer e hiperactividad hasta reacciones alérgicas- y estos resultados fueron de estudios realizados por la misma industria química.7 Por ejemplo, el colorante rojo #40, que es el colorante más utilizado, podría acelerar la aparición de tumores en el sistema inmunológico de ratones, mientras que también puede desencadenar la hiperactividad en los niños.El azul #2 utilizado en dulces, bebidas, alimento para mascotas y más, estuvo relacionado con tumores cerebrales. Y el amarillo #5 utilizado en productos horneados, dulces, cereal y más, podría no sólo estar contaminado con muchas sustancias causantes de cáncer, sino que también está relacionado con la hiperactividad, hipersensibilidad y otros efectos en el comportamiento de los niños.

7.- Aceites Vegetales refinados y grasas trans:

Son comunes en los alimentos que contienen aceite vegetal parcialmente hidrogenado, algunos ejemplos son las galletas, papas fritas, la mayoría de los productos horneados del supermercado y cualquier otro alimento frito, sólo por mencionar algunos. Las grasas trans sintéticas son conocidas por promover la inflamación, que es el sello distintivo de la mayoría de las enfermedades agudas y/o crónicas.

Fuentes: http://articulos.mercola.com/sitios/articulos/archivo/2014/10/20/los-peores-ingredientes-en-los-alimentos.aspx

Buen marteeees…..

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *